Traducción Jurada Oficial

Traducción Jurada Oficial

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedin

Traducción Jurada u oficial: ¿qué es y qué la diferencia de otras traducciones?

 

La Traducción Jurada oficial es un tipo de traducción muy demandada, pero a menudo genera una serie de dudas, las cuales despejaremos en este artículo. Comencemos por lo más elemental:

1. ¿Qué quiere decir que una traducción sea «Jurada»?

 

Una Traducción Jurada es aquella traducción que tiene validez oficial ante las administraciones públicas, por eso también suelen referirse a ella como «traducción oficial» o «traducción certificada».
Por el contrario, una traducción que no sea jurada (que comúnmente se la denomina «simple», «normal» u ordinaria»), aunque sea correcta en contenido y forma, no será aceptada a nivel público u oficial si no está sellada y firmada por un Traductor Jurado debidamente autorizado.

Las Traducciones Juradas suelen ser solicitadas por organismos como universidades, ayuntamientos, juzgados, registros civiles o mercantiles, etc., y demás entidades que lleven a cabo procedimientos públicos u oficiales.
Aunque también pueden darse en el ámbito privado, por ejemplo entre empresas que vayan a asociarse y que  refieran que la traducción del contrato de asociación sea jurada para estar más seguros de todo.

 

2. ¿A qué traductor hay que recurrir para conseguir este tipo de Traducción Jurada u oficial?

 

En España, la figura autorizada para realizar este tipo de traducciones es la del Traductor-Intérprete Jurado, el cual es nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

No funciona igual en todos los países. De hecho, en algunos ni siquiera existe esta figura, como por ejemplo en Reino Unido o Portugal. En estos países, cualquier traductor puede realizar la traducción y después debe llevar una certificación especial o bien se certifica ante notario.

Otros países en los que sí existe un equivalente de la figura del Traductor Jurado son, por ejemplo, Brasil (Traductor Juramentado), Francia (Traducteur Assermenté), Argentina o Venezuela (Traductor Público). En Alemania, Bélgica, Italia, etc., tienen la figura del Traductor Oficial y en otros países se le llama Traductor Certificado (como en Australia, por ejemplo).

Las traducciones hechas por Traductores Jurados españoles son válidas también en el extranjero (previa legalización de la traducción jurada), pero no está de más tener en cuenta a qué país vamos a enviarla.

En algunos casos muy concretos, quizá interese contratar directamente al traductor oficial nombrado por las autoridades de dicho país. Así nos aseguraremos de que no habrá ningún problema para que nos acepten la traducción jurada.
Es una precaución que yo misma tomo cuando sé que mis clientes tienen que enviar sus traducciones a Australia, por ejemplo, donde son especialmente exigentes en este aspecto.

 

3. ¿Si hemos encargado una traducción jurada, en el momento de recibirla, cómo sabremos que está todo correcto y que sirve?

 

Como decía, en cada país la figura del Traductor Jurado u oficial es diferente y, por tanto, también difiere la normativa, por lo que en esta pregunta me voy a ceñir a cómo son las cosas en España.

Para que una Traducción Jurada pueda ser aceptada debe presentarse en su formato impreso (no valen fotocopias ni escaneos digitales) y en todas sus páginas tienen que aparecer el sello y la firma del Traductor Jurado, así como la fecha en la que la traducción fue emitida.

Tampoco puede faltar la certificación, redactada con arreglo a lo que estipula la normativa vigente.

 

4. ¿Aparte de esos elementos, qué otras diferencias existen en el formato de la Traducción Jurada u oficial con respecto a cualquier otra traducción «normal» o no jurada?

 

Para dar respuesta a esta pregunta, hay que hacer hincapié en el hecho de que se trata de una traducción que da fe de que su contenido es totalmente fiel y completo con respecto al documento original. Es decir que tendremos que dar cuenta de absolutamente TODO lo que salga en este, y eso la convierte en una traducción mucho más descriptiva.
Por ejemplo: si en el documento original aparecen logotipos y firmas, en vez de copiar-pegar el gráfico en la Traducción Jurada, lo que hay que hacer es describirlo, bien entre corchetes, o bien añadiendo una nota a pie de página.

Si en el original hay parte de contenido manuscrito o tachones, también hay que dejar constancia de ello.
Incluso, si hay inequivalencias culturales entre el idioma origen y el idioma meta (el idioma de la traducción), también habremos de explicarlas. Esto es muy frecuente, por ejemplo, a la hora de traducir certificados académicos.

Las Traducciones Juradas de títulos o expedientes académicos suelen plantear este problema porque los sistemas educativos son bastante dispares entre países. Por eso, en vez de traducir directamente el nivel de estudios (licenciatura, diplomatura, grado, máster, etc.), el Traductor Jurado debe informarse del plan de estudios del título que está traduciendo, para hacer una breve descripción en su traducción jurada.

 

5. ¿Cuál es el coste de una Traducción Jurada u oficial?

 

Normalmente la Traducción Jurada es más costosa que una traducción normal o simple, debido a la responsabilidad que adquiere el Traductor Jurado al sellarla.

Para calcular el coste, se aplica una tarifa por palabra, así que si quieres consultar cuánto costará en tu caso, pide presupuesto sin compromiso en Extranjería 2.0 y te informaremos con mucho gusto.

 

6. ¿Puede traducirse cualquier tipo de documento para hacer la traducción jurada?

 

Sí, cualquier documento puede ser objeto de Traducción Jurada, desde una sentencia hasta un simple correo electrónico.

Por lo general, los documentos que más suelen trabajar los Traductores Jurados son certificados académicos, certificados de particulares (nacimiento, matrimonio, defunción, antecedentes penales, etc.), sentencias para obtener el exequátur, contratos entre empresas, etc.

Sin embargo, las Traducciones Juradas también suelen requerirse en procedimientos judiciales. En este sentido, cualquier texto que constituya una prueba, también puede ser objeto de traducción jurada.

Esperamos haber solucionado todas las dudas que giran en torno a las Traducciones Juradas u oficiales. No obstante, si te ha quedado alguna pregunta sin resolver, no dudes en decírnoslo. Estaremos encantadas de ayudarte.

 

Artículo by Nuestra colaboradora: Lourdes Yagüe Lobo es Traductora Jurada de inglés, nombrada por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España. Está especializada en traducción jurídica de inglés y francés hacia el español y ejerce como tal desde 2009. En 2013, comenzó su andadura como autónoma y lanzó LYL Traducciones Profesionales.

 

Anexamos infografía de este tema.

 

Asimismo si te dejamos la entrevista entre nuestra Fundadora Rub Díaz y Lourdes Yagüe sobre este tema en nuestro canal de YouTube

¿Quieres nuestros servicios?

Escríbenos solicitando presupuesto adjuntando el documento a traducir y el idioma.

WhatsApp: +31616832032 https://goo.gl/KV5ERP

📩 Email: rubdiazm@extranjeriadospuntocero.com

 

https://extranjeriadospuntocero.com/

 

🔺 TWITTER

🔺 INSTAGRAM

🔺 FACEBOOK

 

 

Extranjería 2.0 Abogados en Extranjería e Inmigración en España y Reino Unido. Documentos con la Apostilla de la Haya en Venezuela. Traducciones Juradas. Seguros Médicos y de Viajes

 

RUB DIAZ
RUB DIAZ
rubdiazm@extranjeriadospuntocero.com
Sin Comentarios

Publica un comentario

La responsable de tus datos será Rubmary Díaz, y serán enviados a SiteGround Spain S.L. para poder responder tu comentario. Esta información es pública, y los datos que coloques en este formulario los leerá cualquier visitante de la presente web. Se conservará esta información por el tiempo que dure el post comentado. Leer más sobre la política de privacidad.

× WhatsApp